Saltar al contenido principal
Bandera de Estados Unidos

Un sitio web oficial del gobierno de los Estados Unidos

Menú

Subsidios del ciclo II de 2011

El 18 de agosto de 2011, el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) anunció $40 millones en subsidios destinados a esfuerzos para identificar e inscribir a los niños elegibles para Medicaid y el Programa de Seguro Médico para Niños (CHIP). Se otorgaron subsidios  a 39 agencias estatales, centros de salud comunitarios, organizaciones con sede en escuelas y grupos sin fines de lucro en 23 estados.

Los subsidios apoyan actividades de alcance mediante las cuales se identifica e inscribe a los niños elegibles y se adjudicaron a cinco esferas prioritarias:

  1. Utilizar tecnología para facilitar la inscripción y renovación (aproximadamente $20 millones otorgados a 10 beneficiarios)
  2. Mantener a los niños elegibles bajo cobertura (aproximadamente $3 millones otorgados a cuatro beneficiarios);
  3. Involucrar a las escuelas en las actividades de alcance, inscripción y renovación (aproximadamente $5 millones otorgados a siete beneficiarios);
  4. Acercar a aquellos niños que tienen más probabilidades de tener fallas importantes en la cobertura (aproximadamente $10 millones otorgados a catorce beneficiarios);
  5. Asegurar que los adolescentes elegibles sean inscritos y continúen teniendo cobertura (aproximadamente $3 millones otorgados a cuatro beneficiarios);

El monto de los subsidios se ubica entre $200.000 y $2.5 millones y los de montos mayores se destinan al área prioritaria de tecnología

Resumen de las subvenciones

  • $40 millones en 23 estados
  • 39 subsidios
  • Otorgado a organismos estatales, centros médicos comunitarios, organizaciones escolares y grupos sin fines de lucro en cinco áreas principales:
    1. Utilizar tecnología para facilitar la inscripción y renovación;
    2. Retener a niños elegibles en la cobertura;
    3. Comprometer a las escuelas en las actividades de asistencia social, inscripción y renovación;
    4. Acercar a aquellos niños que tienen más probabilidades de tener fallas importantes en la cobertura; y
    5. Asegurar que los adolescentes elegibles sean inscritos y continúen teniendo cobertura.